Plantar PUERRO en el huerto: cómo y cuándo hacerlo

Valora el post

El puerro es una hortaliza que pertenece a la familia de las liliáceas, al igual que el ajo y la cebolla; y se caracteriza por tener hojas verdes y bulbo de color blanco y alargado. Tiene un sabor muy parecido al de la cebolla aunque ligeramente más suave y dulce; y además posee muchos beneficios para la salud. En este artículo te enseñaremos paso por paso cómo plantar puerro y cómo cultivarlo correctamente en tu hogar para que lo puedas consumir de forma ecológica.

plantar puerro

Propiedades del puerro

El puerro contiene muchas vitaminas, sobre todo A, C, B6 y E. Además, es una gran fuente de fibra, ácido fólico y carotenos; y es rica en minerales como el potasio, el fósforo y el magnesio. Es decir, 100 gramos de puerro aportan el 33% de la ingesta diaria recomendada de folatos (ácido fólico) y el 33% de vitamina A.

Beneficios del puerro

El puerro se puede preparar de múltiples formas, y todas ellas ofrecen una gran cantidad de beneficios nutricionales.

  • Refuerza el sistema inmunológico. La alicina, presente en el puerro, estimula el sistema inmunológico, además de ser un buen antiséptico. Por si fuera poco, la alicina también ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos.
  • Antibiótico natural. Debido a los sulfuros con propiedades antibacterianas contenidos en el puerro, éste puede ayudar a curar afecciones respiratorias como la tos.
  • Propiedades diuréticas. El puerro es rico en potasio y pobre en sodio, por lo que estimula la eliminación de líquidos del cuerpo humano.
  • Alto contenido en fibra. Al poseer magnesio, con propiedades laxantes, y tener sus fibras un efecto mucilaginoso, ayuda a combatir el estreñimiento. Además, mejora el tránsito intestinal y sacia el hambre.
  • Reparación de tejidos, generación de nuevas células y oxigenación del organismo. Todo esto se consigue debido al alto contenido en vitamina C, B9 y ácido fólico que presenta el puerro.
  • Fortalecimiento del sistema óseo y dentadura. Debido al alto contenido en calcio se fortalecerán los huesos del cuerpo, además de ayudarnos a que músculos y nervios funcionen a pleno rendimiento.

Variedades del puerro

El nombre científico del puerro es allium porrum y pertenece a la familia botánica de las liliáceas. Las diferentes variedades del puerro se pueden clasificar en 2 grupos.

Puerros cortos y semilargos

  • Musselburgh: Es una variedad de herencia escocesa muy resistente. Produce tallos grandes y muy gruesos con un excelente sabor suave; y crece bien en la mayoría de los lugares.
  • Electra: Puerro con hojas anchas y oscuras y una vástago de espesor medio.

También existen más variedades como el grueso de Rouen, platina, arcadia, malabare y dactilo

Puerros largos

  • Largo de mezieres: Variedad de hojas de color vede oscuro azulado. Forma un fuste de 25 centímetros de largo y 4 centímetros de grosor. Aguanta bien los fríos y las heladas.
  • Carentan: Variedad rústica de gran tamaño, tallos largos y gruesos de color blanco. Las hojas son anchas y de color verde azulado. Es la más conocida del mercado.

También existen más variedades como el largo de Bulgaria, large american flag, largo de Gennevillier, Alaska, artaban, romil, elina y helvetia.

puerro cortado

Cuál es la mejor época para plantar puerro

El puerro se cultiva en condiciones óptimas cuando el clima es soleado y con temperaturas suaves. La mejor temperatura de desarrollo es desde los 15ºC hasta los 25ºC, aunque es una planta resistente al frío por lo que se puede cultivar en climas fríos.

Cuándo sembrar puerro

El momento ideal para sembrar puerro es a finales de verano o a finales de invierno.

Cuándo plantar puerro

El momento ideal para plantar puerro en su lugar definitivo es a principios de primavera o a mediados de otoño.

Los puerros se deben plantar en la zona más soleada del huerto. Aunque si vivimos en una zona cálida, los puerros plantados a principio de primavera sería mejor plantarlos en semisombra para que no pasen todo el verano a pleno sol.

En climas con muy bajas temperaturas es mejor plantar puerro sólo en primavera, y no en otoño.

Preparación del suelo para cultivar puerro

Los puerros requieren que preparemos bien el suelo, ya que éste no se desarrolla bien en suelos duros, compactos y excesivamente arcillosos. El suelo donde queramos plantar puerro tiene que ser profundo, suelto y esponjoso, ya que el bulbo del puerro se debe desarrollar sin impedimentos de crecimiento en la tierra. El suelo tiene que drenar muy bien porque sino los tallos se pueden pudrir. 

El pH óptimo del terreno se sitúa entre el 6,3 y 7,5, por lo que no es apto para suelos con excesiva alcalinidad, ni para suelos con acidez. Para poder medir el pH de tu suelo puedes usar un medidor de tierra.

Qué abonos son necesarios para el cultivo del puerro

El puerro es una planta exigente en nutrientes y la tierra donde lo cultivemos debe ser rica en nitrógeno y potasio para que éste se pueda desarrollar correctamente, formando un buen sistema radicular y hojas fuertes.

Necesita suelos ricos en materia orgánica, por lo que podemos añadir estiércol o compost a la tierra. El puerro no tolera el compost o el estiércol fresco, por lo que es necesario abonar siempre con materia orgánica bien descompuesta.

De vez en cuando es muy beneficioso realizar algún riego rico en potasio a la tierra donde esté plantado el puerro. Se puede realizar con té de plátano o té de piel de patata.

campo de puerros

Cómo plantar puerro

Hay dos posibilidades de plantación del puerro: la siembra directa de la semilla o el trasplante de la plántula de plantel. La siembra directa no es recomendable, ya que puede provocar un germinado irregular en el terreno, quedando las plantas a distancias diferentes y en formaciones indeseadas. Además, los brotes iniciales suelen ser el blanco perfecto de caracoles y babosas. De todas formas, si la planta resiste, ésta se adaptará mejor al terreno y al clima que una trasplantada.

Cómo sembrar puerro

Si nos decidimos por la siembra directa deberemos plantar la semilla en un agujero de unos 4 o 5 cm de profundidad en la tierra en la que queramos cultivar y dejar una separación entre las semillas plantadas de 20 cm y una distancia de 40 cm entre las hileras (los puerros se pueden plantar bastante cerca unos de otros, ya que las raíces crecen bastante verticales hacia abajo). Después de cubrir las semillas, aplana la tierra y riega con abundante agua, a poder ser con pulverizador. También es recomendable cubrir el terreno con acolchado de unos 3 cm de grosor.

marco de plantación del puerro

Cómo plantar puerro

Si decidimos comprar directamente el plantel o cultivarlo en semillero, en un ambiente protegido en interiores, deberemos trasplantarlo al aire libre cuando la planta tenga unos dos meses, o cuando la altura de la misma sea de unos 15 cm. Algo bastante recomendable para el momento del trasplante es realizar el despuntado de los tallos, ya que esto dará más fuerza a la planta.

La distancia adecuada entre plantas sería, igual que en el caso del sembrado de la semilla, de 20 cm. Una vez trasplantado deberemos regar y a poder ser acolchar.

A medida que el tallo del puerro crece, es aconsejable taparlo con tierra (recalzar) para que así la parte blanca del puerro sea mayor, ya que es la parte tierna que se consume. Otra forma de conseguirlo sería envolver el tallo del puerro con cartón, el resultado sería el mismo. 

En caso de plantar puerro en maceta necesitaríamos un macetero de 5 litros y una profundidad mínima de 30 cm.

tamaño de maceta para plantar puerro

Cada cuánto hay que regar el puerro

Al puerro le gusta el suelo húmedo pero sin inundar, por lo que se tiene que vigilar que el terreno no se seque, le gustan los riegos ligeros pero continuados, por ello, un sistema de goteo sería de gran utilidad.

Si se opta por el riego manual, se debe regar el puerro unas 2 o 3 veces por semana, siempre y cuando no haya llovido.

Aunque se considera que es una planta que necesita abundante riego, el puerro también crece en secano. Si no lo regamos lo suficiente, concentrará el sabor y crecerá menos, por lo que el tallo será más pequeño.

Cuándo se cosecha el puerro

El puerro se cosechará aproximadamente unos 5 o 6 meses a partir de la siembra, cuando haya engordado lo suficiente. 

Las plantas se tendrán que arrancar del suelo. Se puede extraer la planta entera del suelo estirando hacia arriba, evitando romper el tallo.

Con el suelo húmedo es más fácil extraerlo que con el suelo seco, por lo que será útil humedecer la tierra antes de cosechar el puerro. Si no somos capaces de estirar del puerro y sacarlo de la tierra, o creemos que podemos acabar rompiendo el tallo, podemos utilizar una horca o azadilla para hacer palanca debajo de la base del puerro (a la altura de las raíces).

Cómo germinar tus brotes de puerro en casa

Los brotes de puerro son semillas de este alimento que se han hecho germinar para consumir. Contienen un gran valor nutricional y una buena cantidad de azufre, lo que les convierte en un antibiótico natural. El contenido en selenio ayuda a fortalecer las defensas de nuestro organismo y su contenido en Zinc ayuda a mejorar la circulación arterial.

Por todo esto, añadir brotes de puerro en los platos puede dar un toque diferente de sabor, y además ser muy beneficioso para nuestra salud.

Para germinar el puerro se deben sumergir las semillas en agua durante 24 horas y mantenerlas en un lugar cálido. Una vez transcurrido ese tiempo, depositamos las semillas en un recipiente al que añadiremos un trozo de algodón o papel de cocina y lo mojaremos para que el tejido quede húmedo. Tendremos que mantener siempre húmedo el tejido pero evitando que quede demasiada agua, ya que de ser así podría pudrirse. En 3 días verás que empiezan a brotar las semillas. Sigue manteniendo la humedad para que sigan creciendo y cuando consideres que ya se pueden consumir, podrás cogerlas y añadirlas al plato.

Cuáles son las asociaciones favorables para el puerro

Es muy beneficioso plantar puerro junto con apio, berenjena, cebolla, col, escarola, espinaca, lechuga, patata, pimiento, remolacha, tomate y zanahoria.

Cuáles son las asociaciones desfavorables para el puerro

No se recomienda plantar puerro junto con ajo, guisante, haba, judía y rábano.

puerros

Qué plagas pueden afectar al puerro

Como en todos los cultivos agrícolas, sobre todo en los ecológicos, es siempre preferible prevenir las plagas y no esperar a controlarlas y eliminarlas. Aunque pese a poner todo nuestro esfuerzo en intentar remediar la aparición de éstas, por ejemplo limpiando malas hierbas o malezas y desperdicios alrededor de la plantación, siempre pueden aparecer plagas. Las plagas más frecuentes en el puerro son las siguientes:

Mosca de la cebolla

Se trata de una plaga que además de a la cebolla, también afecta al puerro. A lo largo del mes de marzo, la mosca comienza a poner huevos de color blanco en las hojas del puerro. Las larvas que salen de esos huevos se comen cualquier parte verde de la planta y estas heridas causadas en las hojas abren la puerta a patógenos, que pueden acabar con la vida de la planta. Un indicador de esta situación es el amarillamiento de las hojas. Cuando las larvas se hacen grandes, se dirigen al suelo y se entierran.

El tratamiento ecológico es complicado y si detectamos la plaga, deberíamos retirar las plantas afectadas y eliminarlas. También será necesario realizar un excavado en la tierra para retirar todas las pupas.

Trips

Los trips son insectos muy pequeños que miden entre 1 y 3 milímetros, lo que hacen es extraer la savia de la planta y los daños causados aparecen como rayas plateadas en las hojas. A pesar de que no provocan daños graves a la planta, más allá de una pequeña pérdida de masa en las hojas, pueden provocar la entrada de patógenos más agresivos que sí pueden tener consecuencias graves para la planta.

La forma más efectiva para detectar su presencia en el cultivo es colocando trampas cromáticas de color azul, de esta forma, se quedarán pegados y además de verificar que la palga está presente, reduciremos su población, aunque mediante las trampas cromáticas no conseguiremos acabar con la plaga por completo.

En caso de detectar la presencia de trips, podemos acabar con esta plaga de manera ecológica y efectiva de las siguientes formas:

  • Aplicando jabón potásico: Aplicar la dosis mediante pulverización, ablanda el exoesqueleto provocándoles la muerte.
  • Aplicando aceite de neem: Aplicar la dosis mediante pulverización. Estas pulverizaciones serán más fuertes que las del jabón potásico, y además de matar a los trips podrá matar a otros insectos presentes en la planta.

Polilla de la cebolla

La polilla de la cebolla, que también puede perjudicar a las plantas de puerros, pone huevos en las hojas y las larvas se las comen, llegando a perforar el interior del tallo haciendo que la planta no consiga desarrollarse más y pudiendo provocar la muerte. Cuando se hacen grandes, se entierran en el suelo para salir como polilla el próximo año. 

Para acabar con esta plaga, lo más efectivo es utilizar el bacillus, un insecticida ecológico que una vez es ingerido por la larva, causa la formación de poros en el sistema digestivo de ésta y le provoca su muerte al no ser capaz de asimilar nutrientes.

Nematodos

Con la presencia de estos gusanos de diminuto tamaño, las plantas detienen su crecimiento, se curvan y pierden el color, además se producen hinchazones en las raíces. Esta plaga parasita las raíces del puerro impidiendo la absorción normal de agua y nutrientes. 

Cuando la plaga se instaura en el suelo, el único método ecológico efectivo que tenemos es la solarización, para que mediante la luz y calor del sol, los nematodos mueran. Sin embargo, esto significa que hay que arrancar la planta de raíz, por lo que dejaremos de tener producción en las plantas afectadas.

polilla de la cebolla atacando unas hojas de puerro
Orugas de polillas de la cebolla devorando unas hojas de puerro

Qué enfermedades puede padecer el puerro

Mildiu

El mildiu se detecta cuando en las hojas nuevas de la planta aparecen unas manchas de color amarillento que posteriormente se vuelven de color grisáceo y hunden ligeramente la parte de la planta afectada. Con el paso del tiempo, las puntas de las hojas mueren y los bulbos no llegan a madurar.

Si las condiciones de humedad se mantienen, esta enfermedad se expandirá por todo el cultivo. Si detectamos esta enfermedad debemos eliminar las partes afectadas para evitar la propagación y aplicar algún fungicida ecológico, como purín de ortiga o leche con bicarbonato.

Para preparar un fungicida de leche con bicarbonato necesitas:

  1. Mezclar 800 mililitros de agua y 200 mililitros de leche desnatada en un recipiente, sumando un litro en total
  2. Añadir 20 gramos de bicarbonato de sodio
  3. Mezclar y pulverizar sobre las hojas de la planta durante 2 días seguidos, a última hora de la tarde. Después de esos dos días, espera una semana para realizar una nueva pulverización durante dos días seguidos.

Roya

La roya es un hongo que provoca manchas de color rojizo en las hojas y provoca el secado de las mismas, y de expandirse, la muerte de la planta. La roya se puede tratar de forma ecológica mediante la aplicación de purín de ortiga o cola de caballo, mediante la aplicación de aceite de neem o mediante la aplicación de un fungicida a base de leche y bicarbonato.

Tizón

El tizón es una enfermedad que se manifiesta en las hojas de la planta como unas manchas abultadas de color amarronado que una vez maduras, explotan y llenan la planta y el suelo de esporas. Una vez alcanzan el suelo, éste queda contaminado e inútil para plantar de nuevo puerros, ajos y cebollas, por lo que se deberá realizar una rotación de cultivo en la zona afectada, además de realizar solarización de la tierra.

Al detectar tizón en las plantas, si aún no ha llenado la zona de esporas, se tienen que eliminar todas las partes de la planta afectada. Sin embargo, si las esporas ya se han expandido, no hay solución, y se deberá eliminar la planta entera.

Botrytis

También conocida por el nombre de moho gris, se trata de una enfermedad que produce manchas de color marrón en las hojas. Puede producir la necrosis de éstas y posteriormente de toda la planta. La forma de tratar la botrytis es arrancando las partes afectadas para que la enfermedad no se propague y aplicando purín de ortigas o cola de caballo, aceite de neem o fungicida de leche y bicarbonato.

Punta blanca

Debido a este patógeno, nombrado phytophthora porri, los extremos de las hojas se tornan de un color blanquecino y las hojas se acaban pudriendo, por lo que se detiene el crecimiento de la planta. La aparición de este hongo es debido mayormente a los encharcamientos de agua y la poca o nula rotación de cultivos. Esta enfermedad es difícil de tratar, aunque puede ser efectivo aplicar purín de ortigas o cola de caballo, aceite de neem o fungicida de leche y bicaronato.

roya en hoja de puerro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *